Hola a todxs!

Estoy llegando al final del segundo día en  Nueva Zelanda, y he conseguido vencer a la pereza y ponerme a escribir esta entrada… Os cuento resumidamente el viaje y las primeras impresiones en “kiwiland” 🙂

Sobrevivir al vuelo

Fueron en total unas 38 horas de viaje las que tuve que atravesar para llegar hasta aquí.

Primero la odisea de trenes hasta llegar a la T2 de Barajas, que contando el tiempo de espera en la propia terminal y demás interrupciones, sumaron unas 10 horas. Ahora sé que fue un error no volar de Alicante a Madrid para acortar el viaje.

Una vez en Barajas, empezaba la segunda odisea: la de los vuelos. Volaba con la compañía SWISS. El primer vuelo hasta Zúrich fantástico: un avión prácticamente nuevo en el cual me senté en ventanilla y donde nos ofrecieron un pequeño tentempié en forma de mini-bocadillo. Llegados a Zúrich me tocó correr: había muy poco tiempo de escala para realizar el transbordo, y tuve que atravesar un control de pasaporte y luego caminar bastante hasta llegar a la puerta asignada para coger el vuelo hacia Singapur. Al final me sobraron algunos minutos pero el momento de estrés lo pasé.

Leer más